miércoles, 29 de enero de 2014

UNO DE MIS MOMENTOS FAVORITOS... CONFERENCIA DE LIDERAZGO

¡Todos estamos llamados a ser líderes!
 ¿Quieres que vaya a tu escuela? Escribe un mail a lucialadeflorventas@gmail.com


UNA VISITA A LA PAPELERÍA


“Cuando cambias tu visión las cosas comienzan a darse por añadidura…”

Hoy por la mañana me dijeron eso y eso mismo ha estado rondando en mi cabeza. Mi corazón se conectó con todos los otros órganos y mi cuerpo camina diferente y no sé cuándo pasó ni qué hice para que pasara pero se siente tan bien.


Tengo pistas de cómo sucedió, creo que fue cuando empecé a verme a mí misma, a concentrarme en mí… si bien dicen los niños al jugar a las escondidas “Un dos tres por mí y por todos mis amigos” primero tenemos que ver por nuestro bienestar para así, en equilibrio y con energía podamos entonces realizar nuestra misión de vida…




Otra pista fue regresar al comienzo, recorrer un examen de vida y observar ¿Dónde fue que dejé mi poder? ¿Dónde dejé de creer en mí? ¿Con qué suceso desapareció mi autoconfianza? Este es un proceso difícil pero vaya, no por se difícil deja de ser tan extremamente necesario. ¿Hasta cuándo dejaré de reclamar mi historia de dolor y convertirla en una historia de éxito? 

Y la tercera clave es replantearme una vez sabiendo de dónde vengo y reconciliarme con ese pasado, ver a donde voy. En cada historia, de dolor o no, ahí se encuentra escondida tu misión de vida y tu razón de existir…

Así, con atención a mí misma y regresando a los sucesos de mi vida donde dejé mis herramientas, volví entera al presente donde ahora hoy, me conecto para decirte que donde estés y en la situación o estado de ánimo que amaneciste, la vida es hermosa… si no lo crees, tal vez puedas hacer estos pasitos que a mí me sirvieron mucho… ¿Te cuidas? ¿Estás contigo? Y después replantearte el viaje al pasado ¿Dónde dejaste tu amor propio? ¿En casa de quién dejaste la esperanza? Y después de eso y con esa emoción nueva de recuperar tu ser viene la tarea más “paiquen”:

¿Cuál es tu misión de vida? Esto te creará esas ganas de hacer tu tarea como cuando la maestra te dejaba algo que verdaderamente te gustaba y que ya querías correr a la papelería a comprar todo y hacer la mejor maqueta del universo…


No hay razón alguna para abandonarnos a nosotros mismos o abandonar nuestra misión porque no podemos no hacer lo que venimos a hacer, sentir lo que venimos a sentir y cantar fuerte lo que queremos decirle al mundo… dejar nuestra firma personal en la historia…


Levántate… ¡Vamos a la pape! El mundo necesita ver tu maqueta.

jueves, 23 de enero de 2014

LUCIA LA DE FLOR EN LAMAR


Un día en la universidad Lamar... a decir verdad andaba pasando por algo muy triste, un día antes no había ido a trabajar y tenía miedo de no poder, pero creo firmemente que con animarnos a hacer las cosas el destino pone la parte que falta...


martes, 21 de enero de 2014

CAÍDA LIBRE, una historia de amor.


Siempre estoy agradecida con mis lectores; de repente nos hacemos espejos y nos reflejamos ustedes en mí yo en ustedes y esto de estar juntos se convierte en una “reflexión” literal. Yo, por ejemplo, me reflejé hace poco con una pregunta de una lectora que me hizo crear este texto. Gracias bonita.

¿Cómo fue que te enamoraste de la vida?


Es cierto, pensé, vivo proclamando que estoy enamorada de la vida pero no les he contado cómo fue mi cuento de amor… esa que tengo guardadita adentro…

La historia comienza con una típica frase que todo mundo dice “Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde…” Pues bueno, no he perdido la vida en sí, pero creo firmemente que no se necesita que el cuerpo se separe del alma para sentirnos carentes de ella.

Hace algunos años… me dejé caer, caída libre metafóricamente, como si mi actitud se tirara de la punta de un edificio y melancólicamente me llené de indiferencia. Perdí la pasión que desde niña le tenía al mundo en general y se acabaron mis chistes o sonrisas, era más bien un ente y sí, ese ha sido hasta ahora el momento más difícil de mi historia personal.

Pero ¿Saben algo? Aunque ocurrieron circunstancias tristes que me hacían desprenderme del amor a la vida, no justifico ninguna situación con el hecho de desanimarme tanto, y por el contrario, tampoco me culpo de que sucedió… fue un capítulo que titularía como “lo que tuve que pasar para entender el valor de las cosas” lo tomo como mi tiempo de purificación o algo así… donde mi dolor me llevó a los túneles más profundos de la sensibilidad, el laberinto donde se encuentran muchas respuestas.

Me sucedió, así lo tomo, sin culpables. En ese momento mi visión no fue la misma y tenía encima de mí un cúmulo de situaciones que mi inmadurez no supo abrazar sin salir arañada un poco y en ese momento hice lo que pude, con lo que tenía, en donde estaba. ¿Pero aún así por qué voy a culparme o culpar a alguien de lo que viví? Sería no haber aprendido nada.

¿Saben algo? Aún en ese escenario puedo decirles que no dejé de amar la vida, es extraño, sé que actué como así fuera pero diría que más bien se me apagó la ilusión que llevo dentro aunque mi diario siempre estuvo lleno de esperanza…

Escribí:
Dios mío, no me sirve de nada estar así, ya quiero volver a ser alegre ¿para qué me quieres en este estado? Devuélveme la alegría, quiero volver a ver la vida como lo hacía antes… Dios ya van muchos días ¿cuánto falta? ¿Por qué quieres que viva esto? ¡QUIERO QUE TODO VUELVA A SER COMO ANTES!

Lo cierto es que Dios no me hizo el más mínimo caso, jamás volví a ver la vida como antes, más bien me regaló algo mejor: La vi con nuevos ojos.

¿Cómo fue que logramos mi reamor por la vida? (Digo que “logramos” en vez de “logré” porque no estuve sola en esto). Resumo mi batalla en tres puntos clave que me mantuvieron con fuerza, esperanza y apoyo. Los tres que siempre le digo a alguien cuando está tristito.

Pero antes de contarles esos tres puntos que quiero compartirles, necesito decirles que hoy el amor que le tengo a la vida es del tamaño de la idea de haber sentido lo que es perderla… y que ahí, en esos momentos de mayor tristeza es cuando se activó el chip de lo que valen verdaderamente las cosas… y que al final, este duro golpe y acomodo de las capas tectónicas no fue más que el inicio de un romance con la vida que tiene que sentirse día con día, no es como que una tarde nos llega la “iluminación” y ya no necesitamos hacer nada más, al contrario, la luz llega para que sepamos por dónde caminar y ese es sólo el inicio. Para reaprender y reamar la vida siempre y tomarla completa como es y no a pedacitos. Como tomarías también a un esposo o esposa… entero y en lo próspero y en lo adverso, en la salud y en la enfermedad, y amarlo y respetarlo todos los días de la vida...

Así fue como me permití entender que lo que pasa no necesita entenderse, a veces sólo necesita vivirse y el entendimiento a veces viene después pero en todo hay enseñanza y todo tiene una razón de ser…

Pues bien, los dejo con mi humilde aprendizaje obtenido en esta caída libre donde encontré el amor por la vida que pensé que no tenía pero siempre estuvo ahí… como se dice en inglés “fall in love” tal vez en todo amor siempre hay una caída inicial donde nos desprendemos de todo lo que no es esencial al amor… los quiero.



1.- Siempre tener la esperanza en los días mejores.
Hace mucho escuché una frase que se me quedó grabada para siempre “Felicidad es no querer estar en otra parte” es decir, creer en el poder del ahora, estar plenos y conscientes de que el ahora es lo único que poseemos y que quien logre manifestar en su ser esta filosofía como estilo de vida será feliz y amará su historia personal siempre.

Yo la entiendo hoy en día que todo va bien, pero en esa ocasión me estaba  haciendo pedacitos y si alguien me hablaba de la teoría del ahora lo más probable es que me quitara mi zapato y lo lanzara directo a su boca.

Así que entendiendo que no siempre se toma el ahora como un buen momento pero aquí recurrí a mi siguiente consuelo: “Nunca perder la esperanza de los días mejores” yo sabía que vendrían y por ellos apostaba mi dolor y paciencia y de algún modo ya amaba esos días aunque no los pudiera ver todavía. Hoy, aunque no sé si sea un poco idealizar el proceso, puedo decirles que incluso cuando estaba en esa etapa, la pasé bien, hasta cierto punto, porque no he encontrado otra inspiración más grande que esos días y otra conexión más grande con otro ser humano que las veces que llegaban de visita mis amigas a darme alegría o incluso con el amor de Dios y por eso es que dentro de todo este misterio, sé que vivir el ahora es muy especial, sin importar las circunstancias.


2.- Devuélvele a tu persona su tamaño original.
¿No les ha pasado que se sienten fuertes e invencibles cuando todo va bien y seguros de sí mismos y llenos de vitalidad y en cuanto hay un problema parece que toda esa fuerza interior desaparece y entra la confusión y la angustia?

Cuando pasa eso nos hacemos chiquitos porque vemos el problema grande y se nos olvidan todas las herramientas con las que contamos… Nos quedamos como mosqueteros sin espada y de pronto cualquier cosa que se nos presente es más colosal que nosotros porque nos sentimos como pulgarcita… (pero no estamos).

Este paso es un gran ejercicio personal y consiste en recordarnos lo que somos y valemos y con todas las herramientas internas que contamos. Al final de cuentas tendremos apoyo de los que nos aman pero los que tenemos que salvarnos somos nosotros mismos. Al final somos como el director de orquesta de esta obra y si no le pedimos a nuestro cuerpo un poco de fuerza de voluntad y a nuestra alma un poco de fe, por más que todo nuestro entorno nos insista que entremos en acción; ni un psicólogo, ni un mejor amigo ni un novio ni un hijo ni nadie nos puede auxiliar si no queremos ayudarnos a nosotros mismos y comenzar el camino del que no podemos huir porque nos toca vivir por alguna razón que en ese momento podemos desconocer.

Replantear nuestro ser es bonito porque descubres que no eres tan débil como creías y te enteras de toda la fuerza interna que habita en tu ser por el simple hecho de ser tú. Te enteras de que dentro de ti hay una lonchera de instrumentos y que sólo es cuestión de creer un poco dentro de toda esta confusión, que por más grande que sea el problema, como dicen por ahí: un problema no puede llamársele problema si no tiene solución… entonces sólo es cuestión de ponernos en marcha y buscar la salida… pero todo eso lo debemos de hacer sabiéndonos capaces de lograrlo. Ponte de pie hermoso o hermosa, y vas a ver qué bonito caminas.


3.- Apóyate en la gente que te quiere.
Muchas veces en la angustia y desesperación perdemos un poco el eje de nuestra vida y con ello hasta la visión y versión correcta de las cosas, es por eso que hacer las orejas más grandes para escuchar a quienes nos quieren o ver a través de sus ojos y de lo que nos dicen, es una manera de tomar prestado su optimismo y aprender a través de ellos y del mensaje que quieren darnos. Eso y obviamente hacer un poco menos pesado el trayecto con la compañía que nos brindan y por qué no, llenar el difícil camino con risas de nuestros mejores amigos y maestros de vida. Pero recuerda: serán nuestros porristas pero al final el jugador somos nosotros.

Dentro de aquellos momentos donde mi actitud y ánimo estaban de vacaciones, recuerdo haber sido inyectada por ánimos de personas de mi entorno… me repetían una y otra vez que todo iba a mejorar e incluso dentro de esa “pena” tuvimos alegrías.  Al final, dentro de todo este complejo período de reajuste también existen buenas anécdotas, descubres a tus verdaderos amigos y ¿Por qué no? Al estar en esta situación, tu nueva visión te ayuda a conectarte con otras personas para que en un futuro la empatía adquirida te sirva para ayudar a los demás, entenderlos y comprender que todos necesitamos de todos y que una bonita misión después de haber cruzado el puente del dolor es ser porrista de los demás… al menos yo, ahí, encontré no sólo mi misión, sino el sentido y la razón por lo que pasé y hoy le agradezco a la vida por haberme llevado por ese bosque oscuro. Si eso tuve que pasar para estar aquí contigo y para entender contigo la vida de distintas maneras… agradecida volvería a vivirlo.


lunes, 20 de enero de 2014

EL HUEVO, DE ANDY WEIR (Uno de mis cuentos favoritos)


Este cuento lo leí en el hospital mientras alguien que quiero mucho se estaba yendo al cielo. (Perdón, que quiero chingos mil). Total, que en ese mood de nostalgia, de sentirnos vulnerables y que venimos de paso y recordamos del hilo en el que pendemos y que podemos irnos en cualquier momento, Andrés mi primo me entregó este cuento para que lo leyera, total, estábamos esperando nada más sin hacer nada así que empecé a leerlo... ¡me encantó! Independientemente si esto es una verdad o es sólo un cuento, el mensaje que me llevo es este: Todo lo que hagas por los demás lo estás haciendo por ti también... de algún modo extraño yo también pienso que estamos conectados, de algún modo simple creo que si alguien te sonríe sí te cambia el día... somos un todo, estamos más unidos de lo que creemos...


The Egg
By: Andy Weir
Translation: Ezequiel Aranda
Página de internet de donde lo encontré: http://www.galactanet.com/oneoff/theegg_es_mod.html


 Ibas camino a tu casa cuando falleciste. Fue un accidente de tránsito. Nada extraordinario, pero sin embargo fatal. Dejaste atrás una esposa y dos hijos. Fue una muerte indolora. Los paramédicos dieron todo de si para salvarte, pero no hubo caso. Tu cuerpo estaba tan destrozado, que hasta fue mejor así, créeme.

Y fue entonces que nos encontramos.

“¿Qué… Qué pasó?” Preguntaste. “¿Dónde estoy?”
“Moriste”, respondí con naturalidad. No tenía sentido medir mis palabras.
“Había… un camión y estaba derrapando…”
“Sip”, dije.
“Yo… ¿Morí?”.
“Sip. Pero no te sientas mal al respecto. Todos mueren”.
Miraste alrededor. No había nada. Solo tu y yo. “¿Qué es este lugar?” Preguntaste. ¿Es el más allá?
“Más o menos”.
“¿Usted es Dios?”
“Si, soy Dios”.
“Mis hijos… mi esposa”. Preguntaste.
¿Qué hay con ellos?”
“¿Estarán bien?”
“Eso me gusta. Acabas de morir y tu principal preocupación es tu familia. Eso es muy bueno”.

Me miraste con fascinación. Para ti, no me veía como Dios. Sólo me veía como un tipo común. O posiblemente una mujer. Una vaga figura de autoridad, quizás. Más como una maestra de gramática, que como el Todopoderoso.

“No te preocupes. Ellos estarán bien. Tus hijos te recordarán como alguien perfecto en todo aspecto. No tuvieron tiempo para llegar a despreciarte por algo en particular. Tu esposa llorará por fuera, pero sentirá alivio por dentro. A decir verdad, tu matrimonio se estaba cayendo en pedazos. Si te sirve de consuelo, se sentirá culpable al sentir alivio”.

“Oh”, dijiste. “Entonces, ¿Qué pasa ahora? ¿Me voy al Cielo, o al Infierno, o algo así?"
“Ninguno. Serás reencarnado”.
“Ah, entonces los hindúes tenían razón”.
“Todas las religiones están en lo cierto, a su manera”, contesté. “Camina conmigo”.

Me seguiste mientras cruzábamos el vacío. 
- ¿Adonde vamos?
A ningún lugar en particular. Se siente bien caminar mientras hablamos...
- ¿Y cuál es el punto entonces? - Preguntaste - Cuando renazca, seré solamente una pizarra en blanco, ¿Verdad? Un bebé. Todas mis experiencias y todo lo que hecho en esta vida no importará.
No exactamente. Llevas contigo todo el conocimiento y las experiencias de todas tus vidas pasadas. Sólo que no lo recuerdas ahora mismo.

Paré de caminar y te tomé por los hombros:
Tu alma es mucho más magnífica, bella, y gigantesca de lo que puedas imaginar. Una mente humana solo puede contener una pequeña fracción de lo que eres. Es como apoyar tu dedo en un vaso con agua para sentir su temperatura. Pones una pequeña parte de ti contra el recipiente, y para cuando la quitas, habrás obtenido el conocimiento que poseía... Has estado dentro de un humano por los últimos 48 años, por lo que aún no te has extendido, para sentir tu inmensa consciencia. Si pasáramos el suficiente tiempo aquí, comenzarías a recordarlo todo. Pero no tiene sentido hacer eso entre cada vida”.

- ¿Cuántas veces he reencarnado?
- Oh, muchas. Muchísimas. Y en muchísimas vidas diferentes”. Dije. Esta vez serás una campesina china, en el año 540 AC.
Espera, ¿Qué? -  Tartamudeaste. - ¿Me enviarás de vuelta en el tiempo?
- Bueno, técnicamente, sí. El tiempo como lo conoces, solo existe en tu universo. Las cosas son algo distintas de donde yo vengo.
- ¿De dónde vienes?
- Mmm… Yo vengo de un lugar. Un lugar distinto. Y allí hay otros como yo. Se que querrías saber como es este lugar, pero honestamente, no entenderías.
- Oh - Dijiste algo desilusionado - Un momento… Si soy reencarnado en distintos lugares en el tiempo, en algún punto podría haber interactuado conmigo mismo.
- Seguro. Pasa todo el tiempo. Y con ambas vidas conscientes únicamente de sí mismas, tu nunca sabes que este encuentro está sucediendo.
- ¿Cuál es el punto de todo esto, entonces?
- ¿Enserio? - Pregunté. - ¿Me estás preguntando cuál es el sentido de la vida? ¿No está un poco estereotipado?
- Bueno, es una pregunta razonable. - Persististe.
Te miré a los ojos - El significado de la vida, la razón por la que creé este universo, es para que madures.
- ¿Querrás decir la humanidad? ¿Quieres que maduremos?
- No, solo tú. Creé este universo para ti. Con cada vida creces, maduras, y te vuelves un intelecto mayor.
- ¿Solo yo? ¿Qué hay de los demás?
- No hay nadie más - Dije. - En este universo solo estamos tú y yo.
Me miraste fija, e inexpresivamente y luego dijiste - Pero toda la gente en la Tierra...
- Todos son tú. Diferentes encarnaciones de ti mismo.
- O sea que, ¿Yo soy todos?
- Ahora lo estás entendiendo. - Te dije palmeándote la espalda a manera de congratulación.
- ¿Yo soy cada humano que ha vivido?
- Y cada humano que vivirá. Exactamente.
- ¿Soy Abraham Lincoln?
- Y eres John Wilkes Booth, también. - Agregué.
- ¿Soy Hitler? -  Preguntaste apaleado.
- Y los millones que asesinó.
- ¿Soy Jesús?
- Y todos sus seguidores.

Te quedaste en silencio.
“Cada vez que trataste injustamente a alguien”, dije “te lo estabas haciendo a ti mismo. Cada acto de amabilidad que has hecho, te lo has hecho a ti mismo. Cada momento feliz y cada momento triste experimentado por un ser humano fue, o será, experimentado por ti”.

Lo pensaste por un largo tiempo. Luego me preguntaste: 
- ¿Por qué? ¿Por qué hacer todo esto?
- Porque algún día, te volverás como yo. Porque eso es lo que eres. Eres uno de los míos. Eres mi hijo.
- Whoa - exclamaste incrédulo. - ¿Dices que soy un dios?
- No. No todavía. Eres un feto. Aún estás creciendo. Una vez que hayas vivido cada vida humana a través de los tiempos, habrás crecido lo suficiente como para nacer.
- Entonces, el universo entero es solo…

“Un huevo”. Respondí. “Ahora es momento de que continúes hacía  tu próxima vida”.
Y te envié hacía ella.

jueves, 16 de enero de 2014

AMAR TODOS LOS DÍAS




Desde que tengo ocho años y medio he registrado mi vida como 
un soldado en guerra que escribe, como una enfermera que anota 
un proceso de un paciente... no sé por qué, desde niña, siento 
la necesidad de registrar mis momentos felices o de dolor. 
Los dos por igual, porque son parte de un todo que se llama vida.

Dedicado para todas esas personas que parece que siempre están de buenas... y los ves y piensas ¿Cómo le hace?

Ayer estuve explorando mis diarios y agendas, resulta que son una perfecta bitácora incluyendo dibujos de lo que traía puesto y lo que había hecho con frases y cómo me había sentido. Mi diario decía todos los sentimientos ocurridos en el día y mi agenda escribía lo que hice a modo de listado con dibujos (luego le tomo una foto y se los enseño) el caso es que pensé: Wow, toda mi vida he hecho lo mismo: escribir, poner dibujos o fotos a mi escrito y expresar mi sentimientos en letras.

Me sorprendí, no había puesto atención pero conecté eso con Instagram y Facebook de hoy en día, realmente yo publicaba mis cosas en mi agenda y tenía un instagram y un facebook manual porque pegaba fotos, ponía donde fue, o dibujaba lo que traía puesto junto con una frase. El punto es que siempre he hecho lo que amo y siempre lo he amado.

No sé por qué a veces uno hace lo que hace o porqué lo ama exactamente… pero a veces el amor no se cuestiona tanto. Es amor y ya. (Hay muchas cosas que se confunden con amor y por eso a veces sí es bueno cuestionarlo… “¿Amor eres tú?” pero nada más, cuando es, es.) Me da gusto al menos tener la seguridad de amar lo que hago… y darme cuenta de que nunca he renunciado a lo que me hace feliz sino que lo he convertido en mi profesión.

No sé, necesitaba decírselos, fue realmente un viaje al pasado ver mi agenda “Hoy vi la película de 60 segundos de Nicholas Cage…” Mis clases de piano eran los lunes y me dibujaba tocando… ach ¿por qué no le tomé fotos? Prometo agregarlas a este blog nomás las tome.

Amanecí contenta, mi vida ha sido buena, una buena vida, una muy buena vida y lo sigue siendo, realmente creo que dentro de todos estos días que he pasado desde que salí de la pancita de mi mamá, han valido la pena, así en conjunto. Que a veces puedo quejarme y maldecir y a veces no amanezco de buen humor o a veces de plano uno no tiene ganas ni de respirar… pero… dentro de todos esos días (porque también vi dibujos de yo llorando porque ese día había llorado o yo con un termómetro porque estaba enferma y no había ido a la escuela) esos días también son parte de un todo.

El todo es el que hay que tomar… abrazar el todo, no desmenuzar los días y quedarnos sólo con unos porque es en realidad la secuencia lo que nos hace ser quienes somos. Mira hacia atrás y toma toda tu vida, toda, porque los días a los que le llamas malos no eran sino minutos de oportunidad para darte cuenta de la gran fortaleza o vulnerabilidad que hay en ti.

El todo de la vida es amarla completa, sin condiciones… y creo que, ahí radica el sentido de vivir este día de hoy, cuando amas los días de ayer con todas tus fuerzas reconoces en ellos el motivo por el que estás hoy, en las circunstancias que te encuentres, bañado o sin bañar, con tus jeans favoritos o con un mal día de pelo, pero repito, amar los días de ayer con todas las fuerzas es la clave para hacer consciente de que hoy es uno más y no hay por qué no amarlo. Que tengan un bonito día.

miércoles, 15 de enero de 2014

DESENAMÓRATE EN 5 PASOS




¿Cómo desenamorarte en cinco pasos y no morir en el intento?
Les comparto este video tomado de un resumen del texto que está abajo, así les mando la versión corta y larga... :)







¿CÓMO DESENAMORARTE EN 5 PASOS Y NO MORIR EN EL INTENTO?

Me encantaría olvidarme de ti pero no puedo. Te comparo, te veo aunque no estés, imagino cada lugar por el que pasamos, procuro regresarme por los rumbos más cerca de tu casa, me torturo escuchando nuestras canciones, viendo las fotos, me meto a tu Facebook, me salgo, me vuelvo a meter, veo tus “tuits” y me pregunto en qué momento todo cambió.
¿Por qué decirle adiós a alguien que seguimos felices por tan sólo haberle dicho hola alguna mágica vez?




COME ON ADELE! NO ME LOS DISTRAIGAS.


El desamor, esa deliciosa tortura a la que nos auto sometemos por vicio, por placer. No lo niego, a veces parece ser inevitable. Pero ¿qué si te digo que puedes hacer algo parecido a la película de Eternal sunshine of the spotless mind y poder olvidar esa persona que ya no está?

¿Quiéres olvidarla? Neta. Dime, si no para qué sigues leyendo. Cierra los ojos y piensa si quieres olvidarla, anda ciérralos aunque sea dos segundos porfa… al menos haz el intento. ¡Ciérralos! No te pasa nada, nadie en la ofis se va a dar cuenta que cerraste los ojos y cuando lo hagas piensa si quieres dejarlo o dejarla ir ¡Para siempre! ¿Listo?

Los cerramos… ábrelos en tres respiraciones más…

Si decidiste olvidar sigue leyendo, si tienes la duda sigue leyendo, si no quieres olvidarla sigue leyendo. ¡Sigue conmigo! Al fin estamos juntos en esto, también he pasado por lo mismo. (Y la oficina está patéticamente aburrida el día de hoy ¿no se te hace?).

OK no me dejes y no te dejo. Paso siguiente, saber si hay una esperanza. Para esto tienes que contestarme unas preguntas…


  1. ¿Crees que no hay nadie mejor que él o ella?
  2. ¿Crees que es el amor de tu vida?
  3. ¿Crees que nunca más volverás a sentir lo mismo?
  4. ¿Crees que estás podridamente negado a amar otra vez?
  5. ¿No te interesa saber nada de nadie más?

Si la mayoría de tus respuestas es sí más vale que ese amor tuyo no se haya casado ya, corre y búscalo, pues que te digo. Si crees que fue una buena persona pero que estás decidido a darle una oportunidad al presente y descubrir qué grandiosa vida puedes tener si dejas de lado a ese pasado que te lastima, amigo, ¡HAY ESPERANZA! Y Donde hay esperanza… ¡TODO ES POSIBLE!


¡Comprobado! Sólo sabrás la memoria que tienes cuando intentas olvidar a alguien, pero también se puede decidir dejar el pasado donde debe estar y al hacerlo, aunque sea dentro de ti, sin comentarle a nadie, se abren ventanas de tu corazón (sí que cursi) pero…

SE ABREN VENTANITAS EN TU CORAZÓN QUE TE LLEVAN A CAMBIAR DE ACTITUD Y DEJAR CONOCER MÁS PERSONAS QUE TE HACEN PENSAR DIFERENTE A ESE HAMSTERCITO QUE ERAS TÚ, CORRIENDO SOBRE LA MISMA RUEDA… ¡SIN AVANZAR!

¡Es en serio! El primer paso para olvidar a alguien es intentar querer olvidar… o más bien, no olvidar, porque nos dejó cosas buenas, pero dejar que el pasado sea pasado y enfocarnos en algo tan importante como el presente. (Busca sinónimo de presente y es regalo…) Así que abramos nuestros regalos que la vida está llena de sorpresas.

¿Cómo comenzar?
1.- Mentalízate en querer hacerlo.

Imagínate que ese amor de tu vida al que hoy le lloras nunca lo hubieras conocido porque estabas llorándole a otra persona. ¡IMAGÍNATE QUE NO LO HUBIERAS CONOCIDO NUNCA POR ESO!

Bueno, eso te puede estar pasando ahora mismo. Así que aunque sea dime que lo vas a intentar y vas a pasar al paso dos.

2.- Haz tu ritual de “good bye” algo así como un funeral.

Ubica a ese amor donde debe estar ubicado, en el pasado. ¿Duele? Sí. Pero duele más estar torturándote con desear cosas que no van a pasar y peor aún, duele más verte en unos años y pensar todo el tiempo que perdiste de “duelo”. Hazlo ya. Hoy es un buen día para hacer el funeral y dejar el pasado atrás.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=DwIIMmmsYwU[/youtube]

Si es necesario escuchar “All by myself” las veces que quieras, hazlo, pero no te des más de 24 horas, creo que ya perdimos demasiados días, es tiempo de ganar.

Canciones para el funeral:


3.- Al olvidarte de alguien que no debías recordar… ¡COMIENZA A PENSAR EN TI!

Recoge todos esos pedacitos y ponte a pegar tu corazón. Hazlo mientras escuchas nueva música… solo en tu casa, piensa qué quieres hacer con ese nuevo corazón. Y recuerda, no regreses luego luego a las canchas a que te despedacen otra vez. Quítate el curita cuando tú creas necesario y mientras tienes ese período de curación aprovecha a alimentarte de cosas que habías olvidado, un buen libro, ir a lugares nuevos, andar en bicicleta, lo que sea es bueno porque y estás viviendo bajo tu propia sombra.

4.- Quédate en la etapa tres el tiempo que quieras. ¡ES INCREÍBLEMENTE SANO!
Al principio es muy facil pensar “ok es mi proceso de curación pero pronto tendré al amor de mi vida de nuevo, otro, diferente, mejor, increíble” ¡NO! Si piensas que olvidar al amor de tu vida es para encontrar otro pronto estás leyendo el artículo inadecuado. Este escrito es sólo para decirte cómo olvidarte del pasado y vivir con consciencia del presente, no para conseguirte otro galán o galana lo más pronto posible porque no sabes estar sólo. Justo cuando descubres que puedes ser tu mejor amigo, puedes tener personas cercanas a ti del sexo opuesto sin que tenga que ser amor de pareja y sabes conservar a tus amistades, salir sin esperar nada, divertirte, arreglarte para ti, disfrutarte, ir a los lugares que te encantan, llenarte de lo que te gusta… ¡Verás que encontrar el amor no es necesario!

Sentirás que estas enamorado de la vida en general, no tiene que ser de una persona, confiarás a que no tienes que depositarle tu felicidad a nadie, que puedes cargarla tú solo y que la vida es tan estupenda de esta forma que ojalá el “amor de tu vida” se tarde un poco más porque la estás pasando bomba.

5.- Cuando llegues a vivir con intensidad el paso cuatro. ¡CUIDADO! ¡ESTÁS A PUNTO DE ENAMORARTE!

Sí. Justo cuando todo está feliz y crees que nada puede estar mejor llega esa persona a hacerte sentir cosas raras e increíblemente hermosas que pensaste que ya no sentirías y con miedo dices ¡No! Déjame como estoy, no vengas a atormentarme. Pero tienes que jugar el juego. No te cierres, no te niegues tampoco ante la oportunidad de que te vuelvan a romper el corazón. ¡Sal de esa zona de confort y tírate del precipicio con esa persona que parece maravillosa!
¿Si te pegas? Confía en la fortaleza y gran capacidad que tienes para remendar tu corazoncito. ¡Disfruta! ¡No pasa nada!

Sabes que sanaste tu corazón cuando este vuelve a estar enamorado.


¡Gracias por leer!

martes, 14 de enero de 2014

MIS 10 MEJORES FOTOS DEL 2013



Que un niño chiquito se me quede dormido en los brazos es de las cosas más bonitas que me han pasado... pero que ¡Dominique! se quede dormidita es todavía mejor... justo ese día venía de la misa de mi Tía Chero y no estábamos del todo alegres, y este momento me hizo pensar que la vida es un ciclo, unos nacen, unos viven de otra forma, pero siempre... siempre hay vida a mi alrededor. Por esta foto decidí hacer el post de "Las mejores fotos de 2013".

Amo El Parque de los Colomos. Mi mamá me llevaba ahí después de la escuela, nos sentábamos en la bajadita de jardín del lado izquierdo, yo bajaba con las pompis y volvía a subir, ella tejía o hacía punto de cruz con un aro. Adentro del castillo daban clases de baile regional... siempre me decía "a ver cuando entras..." un día fui: punta tacón, punta tacón... no es lo mío así que después de esa "una" clase, las siguientes veces volví a mi rutina: bajar con las pompis mientras ella tejía. Cada que paso por ahí me gusta tomarle foto a "nuestro" castillo. (Vivía a tres cuadras de ahí ¿qué padre verdad?).

Me gusta la intimidad de mi cuarto, poner música y centrarme en lo que me gusta: escribir. Conectarme con una inspiración del momento y darle duro hasta transportarme a otra dimensión. Así me gusta. Por eso, esta es una de mis fotos favoritas, me recuerda lo mucho que amo mi profesión.

De vez en cuando lavan los vidrios en mi ofis... es bonito hacer contacto visual con alguien que te puede bajar la luna y las estrellas... :)



Este ha sido uno de los días más bonitos que he visto, las nubes bien definidas, poquita lluvia y bueno, yo en París... ¿Qué más puedo pedir? Esta foto capta mi grado de contentismo y por eso me gusta. (Quitaría a la señora pero bueno).



Esta foto la tomé en la vía de los domingos en Guadalajara... me encantó es como viajar en el tiempo poquito... me gusta la gente que le encuentra un objetivo a las tradiciones y se esfuerza porque exista aún lo que vale la pena que siga vivo.


Esta foto la tomó el talentoso tapatío Óscar Portilla. Quiso que la cosa saliera natural y me hacía preguntas, yo contestaba y jugábamos con el ventilador... nadie sabe pero me desmayé saliendo de la sesión porque me bajó la presión. Dato curioso pues. 

Amo las orquídeas y amo a quien sembró esas. Punto. 
Amé el tiempo que duraron así como se ven en la foto.

Esta es la prueba de que un día ordinario puede cambiar de golpe si te decides. Estando aburridas en la oficina decidimos subir al helipuerto y esto es lo que queda de ese día. ¿Moraleja? Hay que saber movernos de lugar cuando necesitamos recordar lo que amamos de la vida.


Toda mi vida soñé con conocer La Torre Eiffel, no fueron suficientes las fotos pero esta fue mi favorita... gracias a haber conocido París se me desbloqueó la mente a entender que todo es posible. De hecho, muy pronto estaré de vuelta.





El pilón... una foto abrazadita de mi Tía Chero, que en el 2013 se fue al cielito lindo.



¡Ach! Me faltó otra... no necesita explicación, soy yo abrazando el mundo tan bonito que está.
Ahí les va  #posoye me equivoco.















LA EXPLOSIÓN DEL AMOR




Dedicado a Andy pandy.



Este escrito también está dedicado a todas esas personas que deciden casarse, que deciden estar cerquita de la otra persona en las buenas y en las malas... que deciden el "todo" de una persona... no he dado ese paso pero admiro a las personas que lo dan con consciencia y madurez, sabiendo que a cambio obtendrán un choque con cosas difíciles pero también mucha brillantina... en fin... felicidades a los casados y comenzamos a leer.



Díganme si no han dicho esta frase “Es que no quiero salir lastimad@” o si han escuchado esta de la boca de alguien “No te quiero lastimar”. (La próxima vez que les digan eso o que digan eso contéstenles: ya quisieras tener la oportunidad de que yo te rompiera el corazón, y salgan corriendo.)

Jaja, no se crean, yo lo sé, nadie quiere salir apachurrado en el amor… pero ¿Es acaso inminente el dolor cuando se trata de amar?

Tengo una compañera de depa que amo con todo mi corazón (hola andyyyyy!)… mi prima, me acuerdo que antes de decidir juntarnos pensamos mucho si no iba a afectar a nuestra amistad el hecho de vivir juntas, si íbamos a pelearnos o algo así. Lo único que puedo decirles es que desde que vive conmigo mi vida es mucho más feliz. Mucho.

En el amor pasa igual… obviamente alguna vez yo le voy a romper una blusa sin querer o ella algún día esté nefasteada de algún sonido que hago al comer o ¡lo que sea! Tal vez un día yo esté de genio y ella no o al revés y al llegar a vernos no coincidamos en el mismo humor… pero como digo siempre, elijo estar así de pegada a ella porque así me gusta.

Igual con la pareja, eso de que quiero ser tu amigo para no lastimarte viene del verbo no me gustas tanto y lo más probable es que sí disfrute darte unos besos pero después quiera salir corriendo de tu vida. Así que, próxima vez que digas la frase “no quiero salir lastimada” piensa que mientras más estén juntos dos cuerpos más probabilidades tienen de chocar, lo dice la física. Pero depende de la madurez de la pareja poder solucionar los golpes de la vida. La clave es tener el compromiso firme de que una unión de dos almas va a sacar chispas de todo tipo.

Por otro lado “Nunca te lastimaría” viene del verbo probablemente lo haré pero nunca será mi intención. En el amor, de una manera indireta y sin querer, siempre vamos a lastimarnos, pero, en vez de pensar en eso piensa en el nivel tan profundo de cercanía que puedes tener con alguien y que sea más el amor que se intercambia que las blusas que se rompen…

Elige estar cerca de alguien que no tenga miedo a acercarse… porque acercarse es de valientes, al estar juntito a alguien dejas que vea tus heridas más ocultas, que esculque tu clóset espiritual y encuentre unos defectos que te avergüenzan o que acabe por conocer cosas que ni tú conocías de ti… pero sólo quien sea lo suficientemente valiente para vivir este reto es quien merece conocer también el lado bueno… la magia que hay en ti… y si la persona es lo suficientemente lista para amar, tratará con la vulnerabilidad que necesitas las heridas que te asustan…

No hay más, yo quiero eso en mi vida. Sé que en el mundo funcionan parejas que se unen nada más hasta donde tienen la madurez de estar unidas para que a esa distancia ambos seres se vean perfectos y que no se peleen porque la distancia psicológica que están unidos no da para pleitos… yo quiero todo el paquete completo. #YoQuieroTodo

Si estás de acuerdo con esta teoría (que como siempre se vale tener otra opinión, es sólo la mía) la próxima vez que digas “No quiero salir herida o herido” cámbialo por un “Vale la pena acercarse a esa persona sin saber qué tipo de consecuencias me encontraré en el camino…” Abre tu corazón para ver bien y como dicen los comerciales “no se deje llevar por las imitaciones” tú eres responsable de con quien te acercas… no es cupido. (Y lo dice la presidenta del club "matemos a cupido", no es cierto, me gusta bromear con eso, pero al final de cuentas sé que soy la única responsable de mi vida amorosa...)

¿Qué hacer para elegir bien? La herramienta más poderosa es el amor a uno mismo, si te quieres lo suficiente no permitirás que alguien así como así se acerque y te desordene tus cajones espirituales… te robe energía o algo así… no señor, sabrás dar amor pero también sabrás recibir porque muchas veces nos sentimos amadas o amados cuando nos necesitan y se nos olvida que el amor tiene que ir y venir… como las olas del mar… pero si tienes el amor propio suficiente, sabrás encontrar esa medida, sabrás ver más allá que una cara o un cuerpo bonito… sabrás elegir a esa alma con la que en ese momento, chocar sea lo mejor que te ha pasado…

Listo ya lo dije… disfruta tu choque… acepta todo lo que viene y si en el andar ves que no te conviene: agarra tu lonchera con brillitos rosas y salte del salón.






Oigan ahora que estoy publicando aquí para que tengan todo ordenado en el blog (a veces me piden textos que subí a Facebook y no logro encontrarlos) de todas formas no dejen de escribir sus comentarios, por aquí me llegan a mi mail y los leo con calma, o en Facebook... y si les gustó el texto, me ayudarían mucho compartiéndolo con alguien que crean que también le va a gustar... de hecho, así es como he tenido más lectores, gracias a ustedes que me recomiendan. Un beso.