martes, 19 de marzo de 2013

CUANDO PASASTE


Mi maestra de Escritura Creativa está intentándonos hacer escribir ficción. No se imaginen escribir cosas fantasiosas como crear seres con orejas alargadas y hadas, a ficción se refiere con salirnos de nuestro mundo y crear otras historias más allá de las mías. Dejar que viva un personaje llamado Laura que bajaba las escaleras cuando de pronto se topó a Luis y saludándolo como si fuera un día normal nunca se imaginó lo que él venía a decirle: Había embarazado a otra mujer.

            Así que en mi buscar salirme de mí misma y dejar que asesinatos y otros males pasen en mis textos me vi en la problemática de darme cuenta que soy una narcisista y diario hablo de mí.

            Esperando mejorar los dejo con mi primera tarea. Tenía que hacer un texto con 5 palabras que no le gustaran a un compañero del salón. A ver si descubren cuáles son. Y ojo, no se dejen llevar con la finta de que vengo llegando de París y por eso escribí de ese lugar porque el texto lo hice antes. Y lo comparto con la alegría de que cuando les pregunté que si les importaba si subía mis tareas tuve más likes de los que había pensado. Así que ahí va. Espero les gusten mis pininos de ficción.





Cuando pasaste.
Por Lucía la de Flor



A punto de arrojarme por el puente con vista al lago, me vi interrumpido por aquella gritona mujer. “Quien osa obstaculizar mi suicidio” Pensé enfadado.

-       ¡Pasé! ¡Pasé! – Me dijo ella, sin percatarse de que estaba poniéndole fin a mi vida. - ¡Mira! – Me enseñó el examen.
-       Es un seis. – Dije.
-       ¡Exacto! ¡Pasé!

Conmemoré en mi mente lo erudito que había sido durante mi niñez y la manera en la que los psicólogos me hallaban irritante mientras los compañeros de la escuela me apodaban el “sabelotodo”. De pronto, ver la felicidad de aquella mujer casi niña de bufanda a colores y medias de rayas de otros tonos que no tenían que ver con los primeros me hizo dejar en el olvido mi trágica enmienda y analizar de una buena vez su examen con una letra que parecía escritura cuneiforme, pero le entendí.

-       ¡Hombre si esta respuesta era obvia! ¿Cómo va a ser menos diez? Si sumas la velocidad y la fuerza dan cinco.
-       ¡Que importa! Pasé y ahora soy libre.

Quince minutos fueron los que Violeta Montes necesitó para contarme su deplorable existencia donde sus millonarios padres murieron quedado a la tutela de un tío que sólo había visto dos veces advirtiéndole “Cuando termines tus estudios cobrarás la herencia que el testamento objeta…”

-       ¿Sabes lo que eso significa? ¡Soy millonaria y viajaré por el mundo! ¿Quieres hacerlo conmigo? Puedo pagarlo todo, deja tu trabajo, deja a tu mujer ¡Somos libres!

Que simpática – Cavilé, y la sonrisa ladeada tan típica en mí apareció escasa, pero al final una mueca que profesaba extinta.
 
-       No te quedes ahí como menso ¿Ya conoces París? ¿Cómo te llamas?
-       Renato y no, no conozco París.
-       ¿Tienes Pasaporte?
-       Sí.
-       Vamos a tu casa, nos vamos hoy mismo.

La mandamás me jalaba y sin desistirme caminé las siete cuadras a su lado, escuchando el tour que viviríamos.

-       ¿No tienes familiares? ¿Amigos? – Le pregunté.
-       ¡No voy a invitar a toda la comarca! Anda empaca rápido.

Doblé aquellas camisas que sólo usaba en días especiales y como estos últimos habían sido una pesadilla estaban limpias. 

-       Dos para París, primera clase señorita, el más pronto que tenga. – Dijo al llegar.
-       ¿Vienen de luna de miel?
-       ¡Ja! Este hombre no es ni mi amigo, pero decidimos viajar juntos.

“Decidimos” recapacité riéndome esta vez con las dos comisuras. Pero después me puse serio y deduje que era cierto, yo también había decidido viajar con la parlanchina niña, casi mujer, a conocer lo que siempre quise con Melissa, Paris. ¡Ah! Melissa, si tan sólo hubiera sido más accesible, si sus malditos padres no vivieran como los de Violeta, si no hubiera sido tan berrinchuda y egocéntrica. Si hubiera visto el mundo con los ojos con los que lo hace Violeta, si hubiera sido Violeta…

-       Si sigues así de callado y con cara de bobo cambio de pareja. – Interrumpió mis pensamientos mientras nos abrochábamos el cinturón. Vamos a comer muchos postres así que prepara a tu estómago. – Siguió diciendo - ¿Eres alérgico al camarón? Lo bueno es que caminaremos mucho y no sé, tal vez nos enamoremos así que vete olvidando de todas tus musas que soy celosa, ¡Ah! Y no me gusta que me besen de lengüita, hazlo lento y toma mi cuello con tus manos, y que no pase muy rápido ¡Como en las películas!. – Ella seguía describiendo nuestro viaje perfecto y yo me fui enamorando por segundos como especulé que no sería posible hacerlo. “No es guapa como Melissa” Pensé mientras ella seguía zarandeando la boca diciendo no sé qué cosas cuando caí oficialmente a sus pies.
-       Dormiremos juntos ¿No te pone nervioso eso? – Interrumpió mi mente otra vez y luego siguió diciendo – Nunca he hecho el amor. He tenido sexo ¡Huy! Y ¡Qué buen sexo! Pero nunca, nunca he hecho el amor. ¡Y en París! ¿Ves cómo todo es perfecto?

Realmente todo sentaba algo más que perfecto, estaba siendo real y sin meditar en la incoherencia de todos los sucesos me dejé llevar por esta novela que sentía mía y por primera vez era el protagonista. Nada que ver cuando estaba con Melissa.

-       ¿Te gustan las crepas?
-       Me gustas tú. – Le dije y descubrí que aquella merolica sí tenía un botón de “off”. Se chiveó.

Pasaron pocas horas y confirmé que París es la ciudad del amor, donde nace y donde se hace con el mayor goce que pudiera hacerse jamás. O tal vez no fue la ciudad, tal vez era Violeta, quien supondría que había sido creada solamente para mí. ¿Por qué había pasado por el puente aquella tarde? ¿Por qué cuando duerme se acurruca tan perfecto? ¿Por qué sueña despierta? Preguntas y días que pasaban y mi corazón no supo oponerse. Así que seguimos por las islas griegas y terminamos en la India una noche de copas. Nunca pronunció un te quiero pero tierna algunas veces expulsaba un “estoy siendo tan feliz, eres tan divertido, me haces sonreír” y demás elocuencias que no creía detectara en mí.  O a veces más bien no podía entender que Melissa no lo hubiera hecho.

¿Qué había en Violeta que lograba lo mejor de mí? Nunca lo supe ni me incumbía. Pero una duda sí saqué de mi corazón y la puse sobre la mesa una tarde mientras tomábamos el café en la plazuela de Toledo. Ella balbuceaba cosas y se enredaba más que el trabalenguas de parangarícutirimícuaro que nunca aprendí y entre embrollos reclamé el uso de palabra.

-       ¿Qué hubiera sido si no hubieras pasado el examen? – le dije y recordé todas las noches en las que hacía consciente que tal vez no estaría vivo si aquella tarde no hubiera gritado justo por ahí donde me privaría de mi existencia. Ella sonrió y contestó a carcajadas:

-       No lo sé, probablemente me habría tirado de aquel puente. –Como si suicidarse fuera divertido.

Sorbí el café y rectifiqué el sentimiento que meses antes me orilló a aniquilarme: La vida no tiene sentido. Era verdad, razoné que en efecto nada en la vida lo tiene porque cada quién se lo da. Y dejando atrás el pasado menos el día que pasó el examen y por el puente, la besé.

18 comentarios:

  1. Hermosa tarea!!! y no tiene nada que ver con todo lo que amo a París!! abrazos!!

    ResponderEliminar
  2. Me encanto tu estilo de escribir, a mi me encanta la fantasía real, a veces creo caer en ella y luego me despierto y sigo con la vida!

    PATY NAVARES AGUILERA

    ResponderEliminar
  3. ¡Me encanta! ¡¡¡¡¡¡Tu escritura es híper inspiradora!!!!!! Mil gracias por escribir tan lindo y compartirlo.

    ResponderEliminar
  4. A ver si adivino algunas de las palabras: suicidio, sabelotodo, parangarícutirimícuaro, parlanchina. Me faltaria 1.

    P.D. Sigue así, no como yo que siempre he querido escribir y nunca lo he hecho...

    ResponderEliminar
  5. Me gustó mucho quisiera ser aventada (no del puente) como Violeta :)

    ResponderEliminar
  6. me encanto!!..no hay continuación??

    ResponderEliminar
  7. <3 cuanto hay que aprenderle a Violeta y cuanto que quitarnos de encima de él :)

    ResponderEliminar
  8. ME RAYOOOOOOOO!!!!!!!!!!!!!! :D

    ResponderEliminar
  9. así, así literalmente LO AMÉ!!

    ResponderEliminar
  10. Inspiras Lucía...inspiras!

    ResponderEliminar
  11. Me senti un poco identificads como es violeta... asi era cuando era niña, ahorita no se que me paso... me y
    He vuelto gris, pero violeta me hizo recordar unas cosas y me saco unas carcajadas.

    Abi

    ResponderEliminar
  12. Excelente Tarea!!!! la verdad no se cuales son las 5 palabras, pero te puedo decir que es maravillo el texto, literalmente me encanto y me atrapo, sin duda compraría el libro!!!

    Felicidades Lucia.

    ResponderEliminar
  13. Falta de creatividad si,con todo respeto.Pienso que el suicidio y el amor, parís son temas muy frecuentados.Me gusta el personaje de violeta esta "chivio" al chico.Igual trata de no pensar en ti cuando escriba ficción ejemplo de gusta el cafe por las mananas por que no mejor mate o un kalua es decir lo contrario a ti.bueno en fin me gusta de vez en cuando leer cuentos rosas.

    Amadeo Salvatierra :P

    ResponderEliminar
  14. Gracias Amadeo, eres como mi maestra, siempre espero que me diga las cosas donde puedo mejorar, eso me gusta no me tomo a personal nada mas bien me deja pensando, pero te digo algo? en cuestión de que sean temas frecuentados mi maestra dice "todo está dicho" y todas las novelas tratan de únicamente dos temas "amor y muerte" la cosa aquí está en cómo vas a decirlo, ahí está el secreto de la creatividad, hay historias en las que el trama es lo mas tonto pero cómo lo dicen te hace pensar que no fuera así. De igual modo no lo digo para defender mi escrito, al contrario yo también creo que a penas estoy empezando, no llego ni a principiante con todo lo que veo que me dice la maestra que puedo mejorar, pero para eso está este espacio, rpoue más que como un jalón de orejas lo tomo como alguien que quiere sacar algo mejor de mí. Gracias Amadeo.

    ResponderEliminar
  15. Bueno la creatividad en si es infinita si te pones a pensar todo lo que esta hecho hoy en día es por la imaginación un escritorio un lápiz de lo más simple a la más complicado un iPhone,internet todo proviene de la capacidad del ser humano de la creatividad es son de crear algo de la nada. Siento que con la escritura se aplica lo mismo es don de tener un papel en blanco o un servilleta depende donde te llegue la creatividad porque mientras menos forzada mejor. De niño vi la versión original del hombre abominable ( the abominable showman) no se por que recuerdo esto en este momento pero me siempre e querido escribir un poema o un escrito sobre lo que vi en esa película de hecho no la recuerdo bien, ya sabes memoria es como tratar de regresar al pasado de viajar cada vez que cierro los ojo pero lo único que puedo sostener de mi memoria son fragmentos de ella. Lo única que si tengo bien presente de aquella película era que tenía tientes muy sexuales y obvio un avión que había estrellado en las montañas de Nepal y que hacia mucho frío por la nieve. Aveces los prejuicios y el que dirá la gente nos impide ser libre. La creatividad tiene que ser libre y no tener límites porque sin ella no tuviéramos nada. Siento que te limitas un poco y creo que vez rasgos de violeta en ti misma. Me agradas y creo que tienes mucho más que dar.espero leer más de ti.

    Amadeo

    ResponderEliminar

Deja tu comentario, es lo más sabroso de escribir... :)